Las maravillas del comercio electrónico

comercio electrónico

Hace unos años, no se contemplaba otra forma de comprar que ir a un centro comercial, recorrer los pasillos abarrotados y luchar contra la multitud para encontrar lo que queríamos. De hecho, este era el plan de muchas familias para los sábados de invierno, cuando hacía frío y el ocio era comprar en un centro comercial. Todo esto ha quedado atrás.

Seguir estos pasos ha sido sustituido por un proceso mucho más sencillo, rápido y cómodo. ¿Qué ha cambiado? El acceso a Internet. La accesibilidad a todos los productos y/o necesidades que tenemos a un solo clic.

La vida antes del comercio electrónico

- –   Tener que lidiar con el tráfico y el aparcamiento en los centros comerciales.

- –   Pasar horas buscando y eligiendo el artículo que queremos y que satisface nuestras necesidades.

- –   Atravesar las grandes aglomeraciones y hacer cola para pagar la compra.

La vida con Comercio electrónico

- –   Poder ahorrar tiempo, ya que sólo se necesitan unos pocos clics para visitar las tiendas online, buscar, elegir y comprar los productos que se desean.

- –   La búsqueda de artículos es más accesible gracias a tiendas online bien diseñadas.

- –   Procesos de compra más sencillos y seguros sin tener que usar dinero en efectivo.

Comercio electrónico a partir de 2020

Aunque el comercio electrónico existe desde hace años, desde 2020 ha tenido un crecimiento exponencial y ha ido asegurando su lugar en el mercado. Este crecimiento ha llevado a replantear muchos modelos de negocio y su impacto en el futuro de la economía. Las empresas han empezado a hacerse preguntas: ¿conseguiré sobrevivir en el mercado sin tener una tienda online? ¿Se hundirá mi negocio si sigo trabajando de forma tradicional? ¿Podré alcanzar los objetivos económicos para el próximo año si no tengo presencia online? y muchas más.

España fue el segundo país de la UE con mayor crecimiento del comercio electrónico en 2020, con un aumento del 40%, y esto seguirá aumentando. Por todo ello, se puede decir que la tecnología ha contribuido de forma significativa a impulsar las empresas.

En cuanto a los consumidores, también han visto su parte de beneficios. Una mejor inversión en tecnología se traduce en clientes más felices y satisfechos. Han visto los beneficios en tres pilares básicos: variedad de productos, comodidad y pago seguro. Los consumidores tienen ahora acceso a millones de tiendas en línea de todo el mundo y pueden ver lo que ofrece una selección más amplia de marcas. Además, no están limitados geográficamente, ya que pueden considerar la posibilidad de comprar a unos pocos kilómetros o a miles de kilómetros de distancia. Con unos pocos clics, los consumidores pueden comprar lo que quieran y necesiten desde la comodidad de su casa. Y, por último, la tecnología ha introducido varias formas de hacer más accesible y seguro el envío y la recepción de pagos en línea.

Por último, podemos concluir que "La tecnología es mejor cuando une a las personas". - Matt Mullenweg.